Descubre qué es la Innovación Personal y Corporativa y por qué pueden dar respuesta a los retos de tu vida y de tu organización.

Innovación personal

men-2425121_1920Las personas nos enfrentamos a una época de cambios sin precedentes. En los últimos años hemos vivido disrupciones y alteraciones profundas en la manera de comunicarnos y relacionarnos, en la forma de trabajar, de aprender, en las estructuras familiares y sociales, en el uso de la tecnología y hasta en el papel de la espiritualidad en nuestras vidas. Todo esto ha tenido un impacto en la manera en la que sentimos, pensamos y por ende en nuestras creencias y valores más profundos.

 

Necesitamos desarrollar nuevas capacidades, modificar nuestro ADN, transformarnos, reinventarnos para afrontar la situación que estamos viviendo, sin olvidar el último anhelo de todos los seres humanos, alcanzar el bienestar y la felicidad.

La “innovación personal” es un proceso individual de mejora, cambio o transformación con el objetivo de alcanzar tus retos y tu propósito vital.

El bienestar de los individuos en su vida personal y profesional es la guía, el último fin de un proceso de innovación personal. Cada persona lidera su propio plan de transformación que le lleva a adquirir nuevas capacidades, a poner en marcha nuevos hábitos, a reprogramar la forma en la que ve y siente la vida, a gestionarse emocionalmente, a relacionarse con otros, en definitiva, a reinventarse como persona.

Innovación corporativa

agreement-2548140_1920

La innovación es un concepto que se relaciona con la capacidad que tiene una organización para cambiar sus productos, procesos o modelos de negocio. La innovación se puede definir como todo aquel “cambio que genera valor”. Las organizaciones están en una búsqueda continua para incrementar su aportación a clientes, empleados, accionistas y a la sociedad en general.

Nadie, hoy en día, pone en duda la necesidad de que las organizaciones innoven y de que esta sea la forma de satisfacer a unos mercados cambiantes, exigentes e imprevisibles. Ya no es suficiente la mejora continua, las organizaciones deben asumir cambios permanentes, y en ocasiones vivir transformaciones profundas de lo que hacen, de sus productos y tecnologías, y principalmente de las formas en las que aportan valor.

No hay verdadera innovación si las organizaciones cambian solo su estructura, deben cambiar su alma, entonces es cuando surgirá un cambio profundo y transformador.

Tradicionalmente, la innovación se vincula a la tecnología, a través de la cual la empresa gana eficiencia, genera nuevos productos y procesos o nuevos modelos de negocio que transforman los mercados. Más allá de la tecnología, la innovación no puede obviar a las personas.

Las organizaciones no cambian, sino las personas que las conforman. Por ello, los planes de innovación en las organizaciones pasan por el cambio personal y de la cultura de la organización.

Puedes consultar todos los servicios e iniciativas en marcha y trabajar con nosotros tanto a nivel personal como corporativo.