Las 4 puertas del cambio

Cuando todo cambia a tu alrededor, solo hay una opción de que tú no cambies, y es que ya estés muerto. 

jvmanjon

Estamos asistiendo a uno de los cambios más profundos y rápidos en la empresa, la sociedad y los valores y prioridades personales. Nos encontramos con que la pandemia está acelerando los 5 cambios principales a nivel global según PwC (2019) conocido con el acrónimo ADAPT: (Asymetry, Disruption, Age, Populim and Trust) disparidades en la riqueza mundial, disrupción tecnológica, aumento de la esperanza de vida, populismo y pérdida de confianza en las instituciones ¿les suena?

Está claro que difícilmente hay un sector económico que no se encuentre impactado por el cambio que estamos viviendo. Lo mismo ocurre en nuestras vidas personales y profesionales y en la sociedad en su conjunto. Pero ¿cómo respondemos a ese cambio? 

Lo primero que tenemos que ser conscientes es de la existencia de dos variables:

Rapidez y magnitud del cambio: nos referimos a la rapidez con la que se produce el cambio y lo profundo que este es. En el caso de la crisis que estamos viviendo en la actualidad, se da la circunstancia que los cambios se han producido de la noche a la mañana y han sido de una gran envergadura. 

Obsolescencia de las competencias corporativas. Es decir, hasta qué punto las capacidades de la organización han quedado obsoletas debido a los cambios. La pregunta es ¿me sirve la forma en la que sé y soy bueno haciendo las cosas para la nueva situación? ¿Qué necesito aprender para operar con éxito en la nueva situación? 

Todos los sectores han estado afectados de la misma manera, ya que el nivel de impacto depende de la habilidad para garantizar la seguridad de los stakeholders. Así, según el informe de McKinsey (2020) Safeguarding lifes and livehoods, los sectores con una mayor dificultad para garantizar la seguridad son los servicios sociales y de salud, el comercio al por menor, el transporte público y privado y la hostelería y turismo. Con una dificultad media podemos encontrar la educación, agricultura, industria, servicios públicos, minería o construcción. Por último, los servicios de información, financieros, inmobiliario, servicios profesionales y la venta al por mayor, son los que menos dificultad tienen en garantizar la seguridad.

Por lo que se refiere a las competencias corporativas, hemos visto como los negocios que tenían un mayor grado de digitalización, han obtenido un plus de competitividad gracias a ello. También hemos observado como grandes cadenas de distribución han visto como su capacidad de venta online y logística de última milla ha quedado en evidencia ante las nuevas preferencias de los clientes.

A continuación presentamos una estructura de que nos puede servir para analizar cómo respondemos al cambio, dependiendo de la rapidez, magnitud e impacto en mis competencias que tenga. Para ello incluimos la siguiente matriz.

Fuente: Elaboración propia / Fuente iconos: icons8
  • Cambio tranquilo. Parece que esta opción lo vamos a encontrar en la actualidad. Se trata de un cambio que se produce a medio o largo plazo, de forma moderada y que no tiene un impacto grande en las competencias corporativas. La respuesta es la mejora sobre la base de mis competencias actuales. También me permite la posibilidad de seguir estrategias proactivas de cambio y ser disruptivo en el mercado obteniendo ventajas competitivas importantes.
  • Adaptación acelerada. La rapidez y magnitud del cambio es grande, pero las competencias con las que cuenta la organización siguen siendo válidas en la nueva situación. Hemos visto muchos ejemplos en esta línea, por ejemplo, pequeñas empresas que han cambiado su producción de la noche a la mañana, y que han sabido innovar en producto a gran velocidad. Esa adaptación los ha llevado a habilitar redes de venta online y nuevos sistemas de distribución de forma rápida. (ejemplo1, ejemplo2, ejemplo3)
  • Rediseño. Cambios progresivos y moderados, pero que afectan a las competencias corporativas dejándolas obsoletas. Como en el ejemplo uno, difícil ver en estos momentos evoluciones, pero este tipo de cambio cuenta con el plazo para rediseñar nuestra propuesta de valor, y adquirir nuevas competencias clave que nos permitan responder a esos cambios. 
  • Reinvención rápida. La rapidez y magnitud del cambio es grande y el impacto en las competencias muy alto. Se trata de la tormenta perfecta. La única posibilidad es la reinvención, vivir o morir. Requiere ver las nuevas oportunidades en la nueva situación, basarnos en los puntos fuertes que tengamos y adquirir en el mercado las nuevas competencias que necesitamos. Se requiere una innovación en productos y en modelos de negocio, cooperación y alta orientación al mercado.

Espero que la estructura te sea útil. Hazme llegar tus comentarios y ejemplos en los cuatro cuadrantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s