El doble diamante como metodología de innovación

Uno de los retos a la hora de comprender y aplicar la innovación en las organizaciones se encuentra en identificar el proceso innovador. En este sentido, la literatura académica ha tratado de dar respuesta mediante distintos modelos, como los de empuje tecnológico (technology push) o tirón de la demanda (market pull) u otros más complejos, tales como los de acoplamiento o interactivos de Rothwell y Zegveld, o el bien conocido de enlaces en cadena de Kline and Rosenberg. También han sido muy referenciados nuevos enfoques como el de innovación abierta Chesbrough [2006].

Sin embargo, hoy me interesa hacer referencia a la aplicación del diseño como medio para comprender el proceso innovador. Pensar como diseñadores (design thinking) es un enfoque que aporta mucho valor.

Lo hacemos con una herramienta que es el proceso de diseño del Doble Diamante (Design Council, 2015) , la cual podemos aplicar como soporte a nuestros procesos de innovación. Esta metodología pivota en dos diamantes y tiene cuatro fases, descubrimiento, definición, desarrollo y entrega. Como en todo proceso de innovación comenzamos con un problema, al que pretendemos aportarle soluciones con un valor superior a otras existentes en el mercado. Sin embargo, uno de los errores más comunes es pasar del problema al desarrollo y entrega de posibles soluciones sin antes haber trabajado adecuadamente la definición del problema y en qué aspectos vamos a poner foco. Te dejo un esquema gráfico con las cuatro fases del modelo.

Teniendo en cuenta lo anterior, esta metodología pivota en cuatro fases:

Descubrir. Analiza la naturaleza del problema. Aquí podremos utilizar la empatía y la observación como forma de obtener información valiosa sobre el problema real al que nos enfrentamos. En esta fase nos daremos cuenta (insights) de muchas cosas de las que antes no éramos conscientes.

Definir. Sobre los distintos insights, identificamos los retos concretos sobre los que nos vamos a centrar. Es importante que en esta fase seamos muy concretos. Normalmente definiremos el reto con un ¿Cómo podría….?

Desarrollar. En esta fase generaremos ideas, desarrollaremos posibles soluciones y las evaluaremos (testing) antes de aplicarlas en contexto real. 

Entregar. Se trata de la puesta en marcha de las soluciones que hemos diseñado. No olvides que en este momento todo el proceso se retroalimenta, ya que identificaremos nuevos problemas en la puesta en práctica y podremos seguir aplicando el mismo modelo una y otra vez. ¿Qué puede aportarte este enfoque a la hora de abordar la innovación en tu organización? ¿En que fases identificas las partes clásicas de investigación, desarrollo tecnológico e innovación?

También puedes ver este video que te ayudará a entender el proceso:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s